Mi Vino de la Semana

miércoles, 22 de abril de 2009

Molino Real 2002


Este proyecto es, sin duda, el que mejor puede explicar el espíritu de la Compañía de Vino Telmo Rodríguez. Su vocación por recuperar zonas y vinos que en su día fueron importantes y que por diversas razones cayeron en el olvido. Estas zonas vuelven a cobrar vida gracias a la dedicación de un equipo que, por encima de argumentos comerciales, trata de entender y reinterpretar la zona.
En este sentido, Málaga representaba una de las zonas más importantes de España y del Mediterráneo en lo que se refiere a la cultura del vino dulce, entendido como vino de lujo hace apenas dos siglos. Málaga fue considerado el mejor vino de Moscatel por el consumidor más sofisticado del siglo XVIII.
La filoxera y diferentes crisis económicas prácticamente provocaron la desaparición de este vino del mercado, hasta que en el año 1994 la Compañía de Vinos Telmo Rodríguez inicia los trabajos de recuperación del histórico vino Mountain Wine. Los escarpados viñedos de Moscatel de la Axarquía que se han mantenido gracias a la industria de la pasa, se han recuperado para esta vez utilizar su uva como base de nuestro vino.
Después de varios años de búsqueda del mejor equilibrio de fermentación, surge Molino Real que desde el principio trata de no ser un nuevo vino sino un relevo del vino que ya existió. En este sentido ninguna técnica enmascara el auténtico perfil del vino de montaña de Málaga. Procede de uvas de Cómpeta, en la Axarquía malagueña. Son viñedos dramáticos, espectaculares, situados en pronunciadas pendientes de pizarra donde no se puede meter ni un burro.
Para elaborar este vino se ha aprovechado la tradición de las paseras, mujeres que dejaban las uvas solearse nada más ser recogidas. Entre 10 y 15 días las paseras limpian y dan la vuelta a los racimos, eliminando las uvas de peor aspecto. Más tarde, se utilizan prensas de aceite de oliva verticales, se seleccionan los primeros mostos de la prensada y sin desfangar se fermentan en barricas durante unos dos meses. Para obtener una botella de medio litro hacen falta más de 4 Kg. de uva. No son técnicas muy sofisticadas, pero sí permiten mantener un hilo directo con el gusto de siempre, el del “Moscatel” de toda la vida de la viña de Málaga. Después de permanecer dos años en barrica, este vino se embotella con vocación de envejecer durante muchos años. Sólo así el Molino Real se convierte en un auténtico Mountain Wine.
La botella que abrí el otro día del 2002, la abrí sobre todo por curiosidad ya que hicimo una cata hace casi un año con Telmo en Jerez ( http://blogs.20minutos.es/descorchevinos/post/2008/06/03/molino-real-vino-maas-sensual / ) y fue el único del que no encontramos botellas suficientes para completar la vertical así que me animé a abrir mi única botella.
El 2002 fue un gran año para los vinos de la región malagueña y el vino así o demuestra con una gran potencia aromática donde los tonos de la uva moscatel ya van dejando paso a notas más características del envejecimiento en botella (cierta reducción que leaporta complejidad y misterio). Aparecen también algunas notas balsámicas que me descolocan un poco pero en definitiva mucha pero que mucha diversidad y complejidad. En boca el vino esta aún muy entero, el azúcar actúa como esqueleto y la acidez le aporta la frescura necesaria para poder afirmar que le quedan años de vida por delante (una pena que sea mi última botella...)
La conclusión es que a estos vinos hay que dejarles unos años para que den todo lo que puedendar de sí sin quedarnos en el mero aroma y sabor de la moscatel, para eso ya tengo el MR que además me sale más económico.

1 comentarios:

Anonymous Anónimo said...

No tenemos que olvidar los tintos de Malaga, en concreto los de Ronda, ya en epoca Romana se producian excelentes vinos con Tempranillo que se enviaban por barco a Roma.
Os podria recomendar verdaderas joyas

lunes, julio 13, 2009  

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Volver a inicio