Mi Vino de la Semana

miércoles, 25 de febrero de 2009

Navaherreros 2007

Este fin de semana he hecho patria y me he comido un buen cosido madrileño acompañado de un gran vino de Madrid: Navaherreros 2007 de bodegas Bernabeleva. He predicado con el ejemplo algo que yo siempre he argumentado en mis catas, que es que los vinos, y las variedades de uva que se encuentran en cada región, están pensados para acompañar la gastronomía local (los albariños y el marisco, los riberas y el cordero, los riojas con unas buenas patatas a la riojana, etc.)
El proyecto de Bernabeleva esta ubicado en una finca, en el término municipal de San Martín de Valdeiglesias, con 30 hectáreas de viñedo viejo, que oscilan entre los 40 y los 80 años de antigüedad. En estos viñedos la variedad mayoritaria es la Garnacha, seguida de la variedad blanca Albillo y de la Moscatel de Grano Menudo. También aparece la Tempranillo y, de forma testimonial la variedad Aragonés.
A partir de esta uva Garnacha, característica de la comarca, plantada en diversos suelos y orientaciones nace este Navaherreros que pretende dar un perfil base de las características generales de los viñedos del pueblo de San Martín. Garnachas cultivadas principalmente sobre suelos graníticos y a una altitud considerable que ronda los 800 m. Así es como se consigue un vino que sorprende por su frescura tratándose de una variedad que en España tiende a ser sobremadurada sobre todo en zonas cálidas como el Priorat.
La tarea de elaborar los vinos la realiza Marc con la ayuda de Raúl Pérez que intenta aportar su toque personal sobre todo en cuanto a la elaboración y crianza del vino se refiere. La vinificación se realiza en tinos de madera con maceraciones que pueden llegar hasta los 30 días y posteriormente se cría en barricas de roble francés de diferentes tamaños y tostados predominando los tostados ligeros que permiten a la uva expresarse con mayor nitidez.
El principal problema que tiene la Garnacha es conseguir que la madurez sacarimétrica y la fenólica vayan de la mano, para ello Marc busca el sombreado de algunos racimos para que la maduración sea más lenta y el adelanto de la fecha de vendimia en años calurosos.
Otras curiosidades a la hora de elaborar los vinos en la bodega es que las uvas pasan entre 2 y 3 días en un camión frigorífico después de vendimiadas para prolongar la fase acuosa de la maceración o la elaboración de buena parte de esta uva con raspón de manera tradicional utilizando pisones o incluso los pies de algunos de los operarios para extraer más materia de los hollejos.
En definitiva creo que se trata de un vino diferente y muy interesante alejado de lo que hasta ahora se estaba haciendo en Madrid. Sobre todo ese aporte ácido de la uva Garnacha que le hace un vino fluido y cómodo de beber con cualquier comida. Os lo recomiendo porque además su precio es muy contenido y, si a alguien se le queda pequeño, siempre puede probar alguna de las fincas que elaboran, yo hace un par de semanas bebí una llamada Arroyo de Tórtolas que me pareció espectacular.
Hasta la semana que viene!

1 comentarios:

Blogger wilj said...

Alguna idea cuanto tiempo pasó en barrica? Para mi es una combinacion perfecta de fruta y madera (siendo un vino joven).

martes, abril 28, 2009  

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Volver a inicio